English Version

Febrero

Foto de Maria

Septiembre | Octubre | Noviembre | Diciembre | Enero | Febrero | Marzo | Abril | Mayo | Junio| Julio| Agosto

A continuación presentamos la decimosexta parte del diario de planificación universitaria de María. María nos comparte sus pensamientos y experiencias durante su último año en la secundaria y su primer año en la universidad.

Ayer, después de pasada la medianoche, decidí que era hora de descansar y dejar un rato la lectura sobre fondos mutuos para la clase de Macroeconomía. Con la taza de café en mano, caminé descalza hacia el viejo ventanal de madera, donde encontré la reflexión de mi silueta caribeña en el vidrio frío y húmedo. Ahí me quedé unos instantes, hipnotizada, sin poder creer que mis ojos divisaban a través del cristal mi primera tormenta de nieve con copos rápidos y locos cayendo caóticamente en la helada acera de la calle Prescott.

Hoy por la mañana, el romanticismo de la nieve rápidamente se transformó en esfuerzos frustrados por mantenerme seca mientras me dirigía a la clase de economía. Harvard Yard se había vuelto una conmoción de sombrillas y estudiantes saltarines tratando de evadir los charcos siniestros y nieve fangosa. Llevaba puestas botas de piel negras pensando que estas serían suficientes para atravesar la nieve acumulada en lomas y los charcos de nieve medio derretida que me encontraba por todos lados. Pero pronto ya me encontraba temblando con los pies empapados y luchando contra un viento intruso y la nieve que se derretía y cubría todas las aceras. Tuve que caminar entonces hasta la peletería más cercana y comprar unas botas, en este caso unas feísimas botas de caucho 100% que me hacían parecer como un bombero. Así, convertida en un desastre de la moda pero felizmente seca, pude desafiar al clima mientras caminaba hacia la biblioteca después de clases.

El maratón de estudio del segundo semestre todavía no ha comenzado. Al principio de cada semestre todo ocurre a un paso mucho más lento y las clases se enfocan mayormente en tareas de lectura. Las composiciones y problemas a entregar usualmente empiezan un par de semanas después, cuando la fecha tope para añadir o abandonar cursos ha pasado. Este semestre estoy mucho más enfocada en mi concentración y sus requisitos. Después de haber explorado varios departamentos y áreas de concentración el semestre pasado, ahora estoy bastante segura de que me concentraré en historia y literatura con énfasis en los Estados Unidos y Latinoamérica. Esta constituye la concentración más antigua de Harvard y requiere la presentación de una tesis al final del cuarto año. Proviniendo de una cultura donde las disciplinas prácticas son el camino más común para los profesionales, fue difícil para mis padres entender la validez de mi selección académica. Con padre ingeniero y madre médico, ellos esperaban que me dedicase a algo mucho más practico, como la economía, por ejemplo. No obstante, el propósito de una universidad de artes liberales no es proveer una experiencia pre profesional, sino cultivar al estudiante en todas las áreas académicas, enfatizando los procesos analíticos más que el conocimiento profundo de un área en particular. La concentración en historia y literatura será muy valiosa ya que me ayudará a pulir mi escritura, entender fuentes principales y adquirir una perspectiva más global. Estos atributos me servirán bien en el futuro cuando estudie una carrera de abogacía donde las habilidades de razonar y escribir perfectamente son las más importantes. Este semestre, las cuatro clases que estoy tomando están orientadas hacia ese camino.

éstas son un curso de literatura hispana sobre Borges y Cortázar, un seminario sobre discurso político y la democracia americana, macroeconomía y el curso requerido de escritura para los estudiantes de primer año, cuyo tópico es "la voz de la autoridad". Fui muy cuidadosa esta vez en mi selección de clases y mi cuidado ha sido premiado con cuatro clases interesantísimas. En mi curso de español tendré la oportunidad de trabajar con estudiantes de doctorado. En el segundo, tendré que dar un discurso de seis minutos para un público de 200 personas que incluirá profesores, estudiantes y familiares. En mi curso de escritura, tendremos el privilegio de hablar con dos prisioneros políticos extranjeros cuyas obras estaremos analizando en clase.

Lo que me gusta de la universidad es que uno elige cursos basándose en intereses propios mucho más que en requisitos a satisfacer. En el preuniversitario, uno tiene menor variedad de cursos y hay limitaciones en cuanto a temas de interés y hasta profesores. En la universidad, hay menos requisitos para cada concentración, cientos de clases entre las cuales escoger y una amplia gama de profesores. En Harvard, algunos hasta han ganado premios Nóbel. Cualquier estudiante motivado tiene infinitas posibilidades de aprender. Esto fue lo que expliqué a mis padres y ellos finalmente han entendido que los años universitarios deben ser nuestra última oportunidad para estudiar de todo y lo que nos apasione antes de que la vida nos traiga muchas más responsabilidades.



CORPORATE HOME     ABOUT ACT     ACT SITE INDEX     CONTACTING ACT