English Version

Diciembre

Foto de Maria

Septiembre | Octubre | Noviembre | Diciembre | Enero | Febrero | Marzo | Abril | Mayo | Junio

A continuación presentamos la cuarta parte del diario de planificación universitaria de María. María nos comparte sus pensamientos y experiencias durante su último año en la secundaria y su primer año en la universidad.

Hoy era el día. La página de Internet de Harvard había anunciado que los mensajes electrónicos con respuestas sobre su decisión "Early Action" serían mandados el 14 de diciembre después de las 5 de la tarde. En las horas previas al momento, sentía que estaba a punto de volverme loca. Nunca el tiempo había avanzado tan lentamente. Me sentía impaciente por leer el mensaje electrónico pero a la vez sentía miedo. Sabía que en el instante en que leyera ese mensaje, mi vida cambiaría.

Eran las cinco y mi buzón todavía estaba vacío. A mi lado, mis padres y hermana menor esperaban junto a mí escuchar la alarma que había diseñado para que sonara en cuanto arribara el mensaje. Otros treinta minutos, nada todavía. La familia y amigos seguían llamando. Quería desconectar el teléfono. Ya no podía más.

Corrí a darme una ducha a ver si esto hacía que el tiempo corriese más rápido. En efecto, así fue. De pronto escuché a mi mama entrar al baño gritando que el mensaje había acabado de llegar. Envuelta en toallas, mi cabello empapado en champú, fui como un bólido hacia la computadora donde mi papá y mi hermana estaban ya a la expectativa.

Ahí estaba. El asunto leía: "Decision Early Action". Ay Dios mío. Déjame abrirlo. Déjame ver . . .Las primeras líneas eran: "Me da mucho placer informarle que el Comité de Admisiones la ha admitido a la Clase del 2010 a través del programa Early Action. Por favor, acepte mis felicitaciones por su gran logro".

¡Me habían aceptado!

En un abrir y cerrar de ojos estábamos todos llorando, abrazándonos, llamando a nuestra familia en Cuba, escuchando a mi abuela llorar también. Se siente tan raro, el hecho de que he logrado algo por lo que he estado luchando tan arduamente y por tanto tiempo. Estoy muy feliz porque asistir a Harvard ha sido mi sueño aún desde que vivía en Cuba, pero también estoy triste al pensar que esto significa que pronto estaré alejándome de mi hogar. Las familias hispanas tienden a ser muy sobreprotectoras y esta independencia temprana se opone a nuestros estándares culturales. No obstante mis padres apoyan mi decisión y saben que el sacrificio de tenernos que separar vale la pena por la gran educación que recibiré.

Aunque estoy casi segura de que terminaré yendo a Harvard, todavía no he tomado mi decisión final. Voy a continuar enviando solicitudes de ingreso a las otras universidades a las cuales tenía inicialmente pensado hacerlo para así tener bastantes opciones de donde escoger y tener la oportunidad de comparar diferentes ofertas de ayuda financiera. Todavía queda bastante tiempo para concluir este proceso ya que las notificaciones de "Regular Action" no las envían hasta abril. De todas formas, ya estoy muy aliviada al haber sido aceptada por la universidad que más me atraía y ya estoy lista para visitar la escuela nuevamente el 22 de abril, el día que Harvard organiza su "prefrosh" anual—el evento de bienvenida para futuros estudiantes. Durante este evento, el cual dura un fin de semana, aquellos aceptados tienen la oportunidad de conocer los edificios universitarios, quedarse en los dormitorios, asistir a clases y llevarse una idea general del ambiente del lugar.

¡Estoy tan contenta de que este semestre ya se haya acabado! El escalafón ha terminado, las calificaciones concluyeron, no más exámenes . . .Nunca había tenido un semestre tan martirizante en todo mi trayecto pre-universitario. Fue muy estresante el tener que lidiar al mismo tiempo con solicitudes para becas y universidades, calificaciones y actividades extra curriculares, y eso ¡sin mencionar los huracanes! Todavía tengo una o dos becas que me interesan, pero me puedo ocupar de ellas durante estas vacaciones. No son en realidad "vacaciones" legítimas si consideramos la cantidad de tarea que debo completar durante las mismas. Pero no me puedo quejar ya que mi tía y primos me han invitado a pasar un tiempo con ellos en España. Ésta será la primera vez que voy a Europa y estoy tan emocionada como uno puede estarlo con semejante viaje.

No había mencionado que ya recibí mis resultados del ACT. No pude tomar el examen en octubre a causa del huracán Wilma, así que lo tomé en otra fecha. No estoy desilusionada con mi resultado final, aunque sí con los resultados individuales de dos de los exámenes. Salí bastante bien en la primera mitad del tiempo que toma el examen ya que mis resultados en inglés y matemáticas fueron sobresalientes. Pero mis resultados en ciencias y comprensión de literatura fueron significativamente más bajos.

Al reflexionar sobre el día de examen y estrategias para el mismo, pienso que un par de factores pueden haber contribuido a la gran diferencia en resultados. Por un lado, con todo el apuro que hubo esa mañana, olvide traer conmigo una almuerzo al examen. Ya que el examen duró aproximadamente tres horas, muy pronto me sentí bastante hambrienta. Una almuerzo podría haberme ayudado con mi falta de concentración. Mi organización del tiempo también fue otro conflicto. Aunque había tomado bastantes exámenes prácticos antes del examen en si, de todas formas tuve que adivinar algunas de las preguntas de ciencias porque no me iba a alcanzar el tiempo para terminar. Lo bueno es que el ACT no penaliza por adivinar, lo cual compensa la presión de tomar un examen con tiempo medido.

De todas formas, no pienso volver a tomar el examen ya que mi resultado final no fue en realidad tan malo. Además, el proceso de presentar solicitudes de ingreso a la universidad ya ha concluido y es poco probable que las escuelas acepten resultados después de la fecha tope en diciembre.

Siento que estoy finalmente viviendo el Sueño Americano que atrajo a mis padres a los Estados Unidos. Asistir a Harvard constituirá un pasaporte al mundo, una oportunidad de expandir mis horizontes y descubrir mis verdaderas pasiones y talentos. Es difícil de creer, pero ya me he embarcado como capitana de mi propio barco.



CORPORATE HOME     ABOUT ACT     ACT SITE INDEX     CONTACTING ACT